Logo Las Cartas de la Vida
 
 Agricultura EcológicaCon o sin terrenoMobile version

Los autores

 
Con o sin terreno: cultivando en ecológico

Escrito por

Y ¿quién no tenga un pequeño terreno?

Hay quien hace “huertas” en terrazas, patios, balcones y azoteas. Estas huertas están muy de moda en algunos sitios. Yo sólo les veo un inconveniente, amén de la limitación de espacio y, por tanto, de capacidad productiva: consumen muchos insumos (es decir, cosas compradas: tierra, abonos, tiestos y jardineras, etc) con lo cual pueden ser válidas como afición o entretenimiento, pero económicamente poco interesantes. Eso suponiendo que, además, no vivamos en un entorno urbano con aire contaminado. Habría que analizar cuántas de estas huertas son realmente ecológicas, o sostenibles desde el punto de vista energético y económico.

Otra opción es hacer huertas en terrenos comunales. Yo tengo mi huerta en un terreno de este tipo, pero hay que contar con que nos podemos quedar sin ellas en cuanto el organismo de la Administración competente (Ayuntamientos, Fomento ...) venga a levantarnos. Si se hacen las cosas con discreción y respeto, podemos tener suerte y pasar mucho tiempo sin que nadie repare en nosotros, especialmente en aquellos terrenos para los que no hay ningún plan previsto y que llevan años sin que nadie se acuerde de que están ahí.

Claro que tenemos algunas limitaciones: no tener estructuras estables de valor, no abarcar un espacio muy grande y que llame mucho la atención, etc. Hay que contar también con la respuesta de los vecinos del entorno.

Según cómo nos vean, podemos ganarnos sus simpatías o todo lo contrario, vernos como algo raro y amenazante (cada vez la paranoia es mayor y más evidente entre la gente). Lo mejor es mostrarse naturales, ir a lo nuestro sin esconderse, incluso hablar con normalidad de lo que hacemos cuando alguien muestre curiosidad. Tener la huerta bonita y atendida despeja muchos recelos, pues la gente identifica esto con ser personas trabajadoras y de “orden”.

Otra postura, desde mi punto de vista más interesante y necesaria, sería empezar haciendo peticiones por escrito (mejor si son colectivas) a los Ayuntamientos, emplazándoles a la cesión de parcelas para huertas ecológicas de autoconsumo, incluso profesionales, una iniciativa que ya tiene algunos precedentes en España: en Tafalla, conocí hace años una iniciativa del Ayuntamiento en la que se cedieron terrenos a jóvenes para que se dedicaran (profesionalmente) a la agricultura ecológica, mediante contratos de alquiler a 25 años.